Protege tus pies en verano

 

Diseño sin título

Nuestros pies nos llevan a todas partes, todos los días, y su salud es clave para nuestro bienestar general. Con la llegada del verano, cambiamos de calzado, nos quitamos el calzado cerrado, las medias y los calcetines y nuestros pies quedan más expuestos y vulnerables al calor y a otras agresiones, como rozaduras y ampollas por el contacto directo de la piel con el calzado, sudoración excesiva, sequedad de la piel a causa del calor, el agua del mar o de la piscina, infecciones por hongos o también quemaduras solares.

Protege tus pies con estos sencillos consejos:

Intenta caminar descalzo lo menos posible. Caminar descalzo expone a los pies a infecciones como el pie de atleta e incrementa el riesgo de lastimarte o cortarte.

Ponte protector solar. Recuerda que los pies también se pueden quemar con el sol. No te olvides de ellos cuando te apliques el protector. El empeine, los dedos y sobre todo los tobillos. ¡Y reaplica después de cada baño!

Bebe mucha agua durante el día. Te mantendrá hidratado y ayudará a  evitar que los pies se te hinchen a causa del calor. Si tienes problemas de pies hinchados, flexiona los tobillos de vez en cuando, mueve los dedos y estira las pantorrillas para que la sangre vaya fluyendo. Al final del día, prueba a meterlos en agua muy fría con unas gotitas de aceite de árbol de té.

Lima las pieles secas o durezas. Utiliza suavemente una piedra pómez o similar para limar las pieles secas y las durezas. Tus pies estarán más bonitos y tú te sentirás mejor. Para un mejor resultado, hazlo después de darte un baño relajante.

Hidrata tus pies. Al igual que el resto de tu cuerpo, la piel de tus pies también necesita hidratación. Utiliza una crema específica todas las noches para prevenir la aparición de durezas y de talones secos o agrietados.

Escoge un calzado adecuado. Si tienes tendencia a que te suden los pies, busca un calzado de material transpirable, que sea cómodo, ancho y flexible para evitar rozaduras. En la piscina, la playa, el gimnasio o en las duchas de los hoteles, utiliza siempre chanclas para protegerte de los hongos y las bacterias.  Después de ducharte, sécate muy bien los pies, sobre todo entre los dedos.

El verano es para relajarse, desconectar y olvidarse de los problemas, pero no debéis descuidar la salud de vuestros pies para poder disfrutarlo como os merecéis.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s